Cámaras Escondidas en objetos cotidianos

Hablamos sin duda alguna de un tipo concreto y muy especial de cámara oculta. Cuando nos referimos a una cámara escondida, tenemos que pensar que se puede hallar en cualquier tipo de objeto convencional que pudiéramos llevar puesto en este mismo instante, ya que gracias a las pequeñas dimensiones con las que se llegan a ofrecer en el mercado, es posible acoplarlas a cualquier elemento que se nos pase por la cabeza.

En este contenido dejaremos de lado aquellas que se instalan en paredes, techos y detrás de materiales como el cristal, ya que entre éstas existen multitud de diferencias. Una de ellas es la facilidad de manejo que presenta esta clase de cámara escondida frente aquellas que se han de preinstalar en los lugares antes mencionados. Podríamos llevarla encima y nadie se dará cuenta.

Listado de Objetos Espías

Para poder hacernos una idea de dónde podrían ser instaladas, y que de hecho ya se comercializan con la función de cámara incluida, realizaremos una pequeña lista con aquellos objetos cotidianos que hoy en día se pueden comprar en muchas tiendas especializadas en la venta de artículos y dispositivos para el espía:

  • Llaveros.
  • Encendedores.
  • Pitilleras y cajetillas.
  • Gafas.
  • Anillos y múltiples piezas de joyería.
  • Pulseras.
  • Cinturones.
  • Sombreros y derivados.
  • Bolígrafos.

Como podemos ver, la lista podría ser interminable. Podríamos decir que las cámaras escondidas en objetos cotidianos son una de las herramientas más empleadas por cualquier profesional que tenga que realizar funciones de seguimiento a terceros. Son manejables, no impiden la movilidad ni comprometen a la persona que la lleva instalada.


Copyright Camaras-Espias.com © 2016