¿Cómo detectar bullying en el trabajo?

El acoso laboral o mobbing en el trabajo lamentablemente sigue siendo un tema del cual es necesario hablar en la actualidad. Y es que este tipo de problemática no se ha limitado exclusivamente a los colegios y a víctimas infantiles, sino también se ha extendido a varios sectores de la vida laboral. En este sentido, el bullying en el trabajo ha tomado forma hasta convertirse en un problema para trabajadores y dueños de empresa. Por ello, en esta ocasión os daremos algunos tips para detectar el problema a tiempo, de la mano de una herramienta infalible: las cámaras espías.

Mobbing en el trabajo

¿Qué es el bullying?

El bullying en el trabajo no es otra cosa que un tipo de acoso que se desarrolla dentro de la empresa o puesto de trabajo, y donde el trabajador afectado recibe maltrato psicológico mediante comportamientos hostiles. Estos comportamientos pueden manifestarse de diversas maneras: a través de sus compañeros de trabajo, de los subalternos, y del caso más común: los superiores o jefes. En este último caso, el acoso busca que el trabajador renuncie al trabajo, evitando el despido y el pago de indemnizaciones.

¿Qué clase de situaciones pueden relacionarse con el bullying laboral?

Cuando son los compañeros quienes inician el acoso, las causas principales son los celos o como una reacción ante la posible amenaza que representa la persona acosada. Sea cual fuese la razón, el bullying en el trabajo debe prevenirse a toda cosa. Más allá de las campañas publicitarias que hayáis visto sobre este tema, no es suficiente confiar en la “buena voluntad” de las personas. Simplemente se deben tomar acciones definitivas que permitan controlar la situación.

Si habéis sido víctima de acoso en el trabajo y queréis demostrarlo, en esta oportunidad os hablaremos de una herramienta efectiva: las cámaras espías.

Tecnología efectiva: cámaras espías para detectar el acoso psicológico en el trabajo

Las cámaras espías tienen doble función en el caso de los acosos psicológicos en el trabajo. En primer lugar, grabar a la persona que os está atacando para demostrar posteriormente una prueba fehaciente de lo que os ha ocurrido al momento de realizar una denuncia. Por otra parte, se trata de un dispositivo que contribuirá enormemente con vuestra tranquilidad, que al fin y al cabo es la razón principal por la que estáis acudiendo a un dispositivo como éste.

A pesar de que la Ley no permite grabaciones que violen la privacidad de una persona, es importante aclarar que aún la legislación no ha sido clara con respecto al tema, y ha sido posible realizar demandas de bullying en el trabajo gracias a este tipo de grabaciones. Recordad que lo importante ante todo es que vuestra integridad psicológica se mantenga intacta en todo momento, y no debéis permitir que ningún compañero o jefe os acose para intimidaros u otro propósito.

Camara Espia

En el caso de los jefes, a pesar de que es poco común que estos reciban algún tipo de muestra de acoso por parte de sus empleados, no es un hecho aislado e imposible. En ese caso, quienes dirigen una determinada empresa cuentan con los recursos económicos y el deber de colocar cámaras de seguridad para proteger no solo su integridad, sino la de sus trabajadores. Muchas demandas han sido realizadas por este tema, y por ello no dejamos de mencionarlos.

Por estas razones, dispositivos de seguridad como las cámaras espías son el camino que os conducirá a resolver el inconveniente. ¿Qué es más efectivo que una grabación para demostrar que alguien os está acosando en el trabajo? ¿Nada verdad? Pues bien, a continuación os mostraremos algunas consideraciones que debes tener presentes al momento de adquirir este tipo de productos.

Lo que debes saber sobre las cámaras espías

Si vuestro deseo es detectar un caso de bullying en el trabajo sin que la persona que os acosa tenga la más mínima idea de que la estáis grabando, existen diversos tipos de cámaras espías que os pueden resultar confiables. Las minicámaras espías son una de ellas. Las podéis encontrar camufladas en algún objeto cotidiano o simplemente obtener un pequeño lente que os permitirá colocarla en el lugar más adecuado.

En el caso de las minicámaras espías, estas no solo están compuestas de un lente, sino que contiene una serie de cables y chips necesarios para su funcionamiento. Además, cuentan con una ranura para tarjetas microSD que se adaptan a la capacidad que necesitéis. Es por ello que, a pesar de que vosotros solo estéis viendo un pequeño artefacto, esto no significa que su poder no sea grande y su mecanismo de acción no sea efectivo para lograr vuestro propósito: desmantelar vuestro caso de bullying en el trabajo.

Un consejo adicional cuando os dispongáis a realizar la compra de una de estas cámaras espías es tener en cuenta su tamaño, pues mientras más pequeñas son, menos autonomía de batería tendrá. Tenéis muchas opciones para elegir que incluso podéis adaptar a vuestra personalidad, para que nadie note que la lleváis encima.


Copyright Camaras-Espias.com © 2009 - 2017